jueves, 23 de abril de 2015

Luz y progreso en Canarias: el alumbrado eléctrico como servicio público en el cambio de siglo


LA OPINIÓN (08/11/1897)


PROGRESAMOS

Santa Cruz de Tenerife, que nada tiene que envidiar a las Capitales más modernas de su clase, inauguró anoche el alumbrado público por medio de la electricidad, para de este modo marchar á la cabeza de la provincia con el orgullo del que es capaz un pueblo [...]

El Archivo Municipal de la Orotava celebró con orgullo hace unos meses los 120 años de la llegada de la luz eléctrica al municipio. Y tenía motivos, ya que fue la segunda población de Canarias en inaugurar una central eléctrica y su alumbrado público. La primera fue Santa Cruz de La Palma, en diciembre de 1893, que igual que el municipio tinerfeño supo aprovechar su apogeo económico y la disponibilidad de saltos de agua para establecer una central hidroeléctrica. Casi un año después, en La Orotava “la población se prepara, alegre y satisfecha, para el acto de la inauguración oficial del alumbrado público […]. Los edificios públicos enarbolan banderas y obstentan colgaduras, lo mismo que los Casinos y muchas casas particulares, rebosando entusiasmo los corazones de todos los amantes del progreso.” Tras varios ensayos, en diciembre de 1894 un "Telegrama" anuncia la inauguración oficial del alumbrado público de la Villa.

Santa Cruz de Tenerife era entonces la capital de Canarias, pero su situación económica no era tan buena como la de La Orotava, ni disponía de sus recursos hídricos. A finales del siglo XIX era una de las pocas capitales de provincia que no tenía aún servicio público de alumbrado eléctrico. Al anochecer, la ciudad quedaba casi a oscuras, mal iluminada con farolas de aceite o gas, que generaban rápidamente suciedad y humo. En los periódicos abundan las quejas por el alumbrado público y el anuncio de multas para quienes apaguen las farolas. En las casas, los vecinos que pueden sustituyen el aceite de las lámparas por belmontina, un derivado del petróleo algo más barato y eficiente. 

  J. Cervera (1897)
El Ayuntamiento estudia instalar una fábrica de gas y alumbrado público, los debates gas/electricidad se multiplican y la burocracia también colabora para retrasar el proceso, como denuncia La Opinión en 1895: “Se ha remitido nuevamente á Madrid el pliego de condiciones para la contratación del servicio del alumbrado público por medio de la electricidad, [...] cuyo documento parece haber sufrido extravío al enviarse á la Dirección general en Enero último”. Una comisión municipal se desplaza al Gran Hotel Taoro al año siguiente para evaluar el nuevo sistema implantado en La Orotava.


Cartel de la muestra bibliográfica
La ilusión del progreso
Finalmente, el 7 de noviembre de 1897 se inauguró el servicio de alumbrado público eléctrico para Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, “gracias al patriotismo de la Compañía eléctrica é industrial de Tenerife y á la inteligencia y entusiasmo de nuestro distinguido amigo el señor D. Julio Cervera, ilustrado Director técnico de los trabajos”. Las instalaciones del servicio eléctrico fueron bendecidas por el obispo Rey Redondo y se celebró una gran fiesta en la ciudad.
La luz eléctrica en las calles anunciaba los cambios que traería el siglo XX, aunque la belmontina, el petróleo, la vela y el quinqué siguieron alumbrando muchas casas canarias durante varias décadas. 

En 1899 se inauguró el servicio eléctrico en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, pero fue necesario esperar hasta 1931 para que en todas las islas hubiera, al menos, una población con suministro eléctrico.**


Para ver las noticias completas pulse en el título y vaya a la página indicada (Optimizado para Crome)
Santa Cruz de Tenerife
Inauguración alumbrado eléctrico, La Opinión (08/11/1897, p.1)
Denuncia retrasos, La Opinión (16/04/1895, p.3).
Permiso de celebración, La Opinión (06/11/1897, p.2)
Santa Cruz de La Palma
Constitución de la empresa Electrón, La Opinión (21/09/1892, p.3)
Inauguración del alumbrado eléctrico: "La ciudad de Santa Cruz de la Palma, á la que cupo la honra de que se trasmitiera desde ella el primer despacho telegráfico expedido en este archipiélago, a fines del año 1883, [...]; acaba de dar un nuevo paso en la interminable senda del progreso[...], en la modesta esfera que su pequeñez y sus escasos recursos le permiten." Diario de Tenerife (11/01/1894, p.3)
La Orotava
Preparación de la fiesta, Diario de Tenerife (1/12/1894, p.2)
Inauguración alumbrado eléctrico, Diario de Tenerife (3/12/1894, p.1)
Otros pueblos
Los Realejos: La Prensa (19/06/1923, p.2)
Tacoronte: La Prensa (26/06/1931, p.2)


**Este pequeño recuerdo de la llegada de la luz a nuestras calles es nuestra aportación al Día del Libro 2015, que la Biblioteca de la Universidad de La Laguna dedica este año a la investigación en torno a la luz y sus aplicaciones en diferentes campos. Encontrará más noticias de la época en la prensa digitalizada (acceso libre). En la Biblioteca Canaria ofrecemos una muestra de publicaciones relacionadas con la luz y la energía en Canarias: "A la luz del progreso en las Islas". Además, recomendamos la amplia selección bibliográfica sobre "Economía de la energía" que ofrece la Biblioteca de Economía, Empresa y Turismo de la ULL en Pinterest y que puede consultar desde su blog.

Visita virtual a la exposición sobre la luz y sus aplicaciones científicas y acceso libre al catálogo completo.



Fuentes del texto
Alemán, G.: El siglo de la luz (2003)
Schallenberg, J.: Sol, petróleo, viento (2012)
Pérez, A.:Luz en la ciudad, (1997)

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada